perdidoQuien nunca se haya olvidado nada en la habitación de un hotel que tire la primera piedra.


Cargadores de móviles, libros, ropa, peluches o cepillos de dientes son los objetos más comunes que encuentran los responsables de los hoteles cuando el huésped abandona el establecimiento.


Hasta aquí todo puede parecer normal pero ¿olvidaría usted una varita mágica original de Harry Potter, un mini cerdo, unos implantes mamarios, un cubo de cangrejos vivos, un Iphone con diamantes incrustados, una bolsa de caracoles, una oveja hinchable o una colección de discos de El Fary?


Se lo crean o no, estos son solo algunos de los objetos más raros olvidados en los 527 hoteles de la cadena Travelodge durante 2012 en Reino Unido y España.


Un gato Persa olvidado


Es en los alojamientos de Escocia, Gales, Inglaterra e Irlanda del Norte donde se descubren los objetos más insospechados.


Desde un boleto ganador del Euromillones; las llaves de un Bugatti; un álbum de sellos valorado en un cuarto de millón de libras; una caja con 200 máscaras de la Reina Elizabeth; un conjunto de valiosas entradas para los Juegos Olímpicos; una maleta con vinilos o un reloj Rolex valorado en £50,000 son algunos de los artículos olvidados. Aunque hay que ser muy despistado para no acordarse de recoger un gato Persa Chinchilla o un anillo de compromiso con diamantes de Tiffany.


En España, los objetos extraviados siguen siendo de lo más curiosos pero sin llegar al nivel de Reino Unido.


Entre los más destacables se encuentra una espada de caballería; una bolsa de caracoles; una réplica de pistola Colt45; un cargador de teléfono de Hello Kitty; una oveja hinchable; una bolsa llena de zapatos; un disfraz de Star Trek e incluso una colección de discos de El Fary.


Maribel Rodríguez, directora de Marketing y Ventas de Travelodge España asegura: «que cada año publicamos la lista de los objetos más extraños que los clientes olvidan en nuestros hoteles, pero no dejan de sorprendernos. El inventario pone de manifiesto que el ritmo de vida de los huéspedes se ha vuelto más rápido y les crea tal ansiedad que las pertenencias quedan fácilmente en el olvido».


Desde enero de 2012 todos los artículos olvidados y que no han sido reclamados por sus dueños en los tres meses siguientes serán donados a la asociación Cancer Research UK, una de las organizaciones benéficas elegidas por Travelodge junto a KidsOut.