Nade Mega, la alternativa legal de los creadores de MegauploadUn grupo antipiratería explica que no procesa los pagos por sí mismo porque ninguna compañía se prestaría a trabajar con el servicio. Delega las transacciones en otras plataformas externas.


El flamante nuevo servicio de Kim Dotcom, presentado con fasto y resonancia justo un año después de la caída de Megaupload, ya ha encontrado sus primeros enemigos declarados.


A pesar de que Mega no ha tenido tiempo aún de mostrar cuál será su camino, un grupo antipiratería llamado «StopFileLockers» se ha propuesto como objetivo echar abajo el servicio. Esta organización pretende ahogar económicamente a la plataforma, propiciando un bloqueo financiero que frenará a las compañías especializadas en transacciones a trabajar con el producto de Dotcom.


El presidente de «StopFileLockers», Robert King, implicado en la industria de contenidos para adultos, una de las que persigue con más ahínco la piratería, afirma que Mega no procesa los pagos por sí mismo porque ninguna compañía se prestaría a trabajar con el servicio. En cambio, delega las transacciones en otras plataformas externas, que a su vez utilizan PayPal o similares, según recoge «TorrentFreak».


PayPal, uno de los servicios de pago online más extendidos, requiere cumplir unas condiciones a los sitios web para trabajar con ellos. King opina que Mega no se atiene a estos requisitos. Considera que la plataforma no tiene buenas intenciones ni siquiera en un principio, mientras que la diferencia de otros servicios como Dropbox.


«No hemos perseguido y no perseguiremos servicios legítimos como Dropbox. Pero desde su nacimiento el nuevo Mega nunca ha tenido la intención de ser un servicio legítimo de almacenamiento cloud, ya que tiene todas las cualidades fundamentales de un servicio de almacenamiento de archivos ilegal», señala King.


El proyecto de Dotcom pretende dejar en manos de los usuarios el camino que tomará el servicio. La privacidad se ha presentado como un factor fundamental para Mega, que ha lanzado una oferta rompedora de 50 GB de almacenamiento online gratis, con otras versiones de pago. Sin embargo, la protección de los datos no estaría por encima de los derechos de autor que puedan reclamar los titulares de cualquier propiedad intelectual subida a la plataforma.