IphoneKenneth Schmidgall es un tipo común y corriente que se hizo famoso en la televisión californiana gracias a su desesperada y confrontacional búsqueda de su iPhone robado durante un concierto de reggae.


Al más puro estilo de Sherlock Holmes, Schmidgall y su amigo Greg Torkelson, iniciaron un rastreo del iPhone gracias a la aplicación previamente instalada Find My iPhone.


El primer indicio de que estaban cerca del teléfono fue cuando durante la geolocalización, encontraron un punto cerca de la playa en San Diego, por lo que Schmidgall pensó que el ladrón habría estado tratando de venderlo por el lugar.


Luego de seguir el trayecto que indicaba la aplicación, dio con el ladrón, un tipo de contextura gruesa y de alrededor de 30 años que se desplazaba en bicicleta.


El ladrón logró zafarse de la persecución en tres ocasiones, sin embargo, llegó un cuarto y último momento en que Schmidgall no lo dudó y lo acorraló en la playa, enfrascándose en una pelea que se extendió por alrededor de diez minutos y donde cada uno utilizó sus mejores armas de defensa. Schmidgall optó por el gas pimienta, mientras el ladrón por los ataques con rocas.


No fue una tarea fácil. Durante el pleito, el ladrón amenazó con lanzar el teléfono al mar y Schmidgall cree que el tipo estaba drogado pues el gas pimienta no le habría hecho efecto.


“No creo que todo el mundo debería enfrascarse en una lucha por su teléfono, pero quiero que la gente sepa que si se lo roban, hay algo que pueden hacer para recuperarlo”, dijo Schmidgall a modo de conclusión por su aventura.