En la época de los dinosaurios también sobrevivían los más bonitos, afirma un estudio realizado por científicos de universidades británicas y australianas.


El concepto de selección sexual fue propuesto por Darwin para explicar la evolución de caracteres sexuales secundarios – es decir, que no tienen una relación directa con la función reproductora y que claramente no ayudan a incrementar la supervivencia de sus portadores.


Al no hacerlo, estos cambios no se pueden explicar mediante la teoría de selección natural. En cambio, se dice que esta selección ocurre mediante la lucha entre machos por el apareamiento y la elección por parte de las hembras: un proceso de selección sexual.


Es común observar este fenómeno en los animales vivos, pero se creía que era imposible reconocerlos en animales extintos. “Normalmente nos basta con analizar las variaciones entre hembras y machos que se desarrollan durante la edad adulta y con llevar a cabo tests de comportamiento para concluir si un animal hace parte de un proceso de selección sexual”, le explicó David Hone, coautor del estudio, a BBC Mundo.


“Relacionar este proceso con fósiles de animales extintos es otra historia”, añade. “No es descabellado pensar que un proceso tan evidente como la selección natural, un fenómeno que está presente en tantos seres vivos en la actualidad, haya ocurrido en nuestros ancestros lejanos”


David Hone, paleontólogo de Queen Mary University


Muchos animales fosilizados presentan elaboradas crestas, cuernos y otras estructuras que parecen haberse utilizado para atraer al sexo opuesto, pero resulta difícil determinar con seguridad si este era su único fin. Pueden haber desempeñado un papel en el comportamiento alimentario, en la necesidad de huir de los depredadores, o en el control de su temperatura corporal.


Sin embargo, los autores del reciente estudio aseguran que estas pistas – detectadas en los fósiles – son un claro indicio de que la selección sexual también ocurría en los dinosaurios. Ejemplos modernos de animales que han desarrollado comportamientos y rasgos específicos con el fin de atraer al sexo opuesto y de repeler a sus rivales incluyen a los pavos reales machos –con su exposición de plumas- y a los cuernos de los alces machos, utilizados durante enfrentamientos en las temporadas de apareamiento.