A la hora de estudiar la obsesión por la delgadez hay que tener en cuenta tanto los factores ambientales como los genéticos, sostiene científica.Un estudio publicado en la revista International Journal of Eating Disorders revela que la genética determina que algunas mujeres sean más susceptibles que otras a la presión social por estar delgadas.


“Todos estamos bombardeados diariamente con mensajes que exaltan las virtudes de ser delgada, pero curiosamente splo algunas mujeres desarrollan lo que denominamos interiorización del ideal de delgadez”, dijo Jessica Suisman, autora principal del estudio e investigadora en la Universidad Estatal de Michigan.


“Esto sugiere que los factores genéticos pueden hacer que algunas mujeres sean más susceptibles que otras a la presión externa”.


Por otro lado, el estudio muestra también la importancia del ambiente en el que una mujer se desenvuelve: factores como el círculo de amistades, la práctica de deportes y los mensajes recibidos a través de los medios de comunicación también son relevantes.


“A la hora de estudiar la obsesión por la delgadez hay que tener en cuenta tanto los factores ambientales como los genéticos”, concluye la científica.