El consumo regular de frutas estimula el sistema inmunitarioLos niños que ingieren comida rápida por lo menos tres veces a la semana pueden padecer asma y eccema, informan científicos británicos y neozelandeses que estudiaron la correlación entre los hábitos alimentarios y algunas enfermedades.


Los resultados de la observación científica de más de 500.000 niños en 50 países suponen que la malnutrición es uno de los factores principales responsables de la intensidad de componentes relacionados con las alergias.


Así los niños que comen la denominada ‘fast food’ se arriesgan a padecer asma, eczema o sarna, indica el equipo cientifico de la Universidad de Auckland (Nueva Zelanda) y de la Universidad de Nottingham (Reino Unido).


Entre tanto el consumo regular y abundante de frutas y verduras es beneficioso porque contienen múltiples vitaminas y fitoquímicos que actúan como antioxidantes, reduciendo el estrés al que se someten las vías respiratorias cuando la inmunidad lucha contra una bacteria o virus.


Habitualmente la comida rápida contiene una gran cantidad de ácidos grasos saturados que afectan a la inmunidad. El estudio encontró que los niños que consumían mayor cantidad de esos alimentos, por lo menos tres veces a la semana, tenían hasta un 39% más de probabilidades de presentar síntomas de asma y otras afecciones como eczema.