Con el firme objetivo de luchar para que a nadie más le ocurra lo que le pasó a ella, la ingeniera Francina Hungría se prepara para crear una fundación que luchará para mejorar la seguridad ciudadana y la educación.


En entrevista telefónica esta mañana, Francina, quien fue sometida ayer a una operación en Miami como parte del tratamiento que busca devolverle la visión en el ojo que le quedó después de ser baleada en la cara durante un asalto, aseguró que aunque el proyecto no está 100 por ciento definido ya reciben donaciones a través del portal http://www.indiegogo.com/francinahungria.


En dicha página de internet también se le puede dar seguimiento al caso y aportar ideas para el proyecto de Francina. Ella quiere convertir su mala experiencia en algo positivo para la República Dominicana.


Esta mañana, previo a salir de la casa de amigos donde se hospeda junto a sus padres hacia el consultorio del doctor Salomón Melgen, Francina explicó que la operación de ayer se extendió por dos horas y media y la practicó Melgen de manera ambulatoria.


Los gastos clínicos los cubrió a Fundación de Desarrollo Integral (Fundi), que preside el senador de San Juan de la Maguana, Félix Bautista, el cual ha colaborado con el caso desde el inicio y por cuyas gestiones se envió en un avión ambulancia a Francina a Miami el 29 de noviembre, una semana después del atentado.


El doctor Melgen, quien la atiende sin recibir ninguna paga, le explicó ayer que los resultados de la operación podrían apreciarse en cuatro o seis semanas. Francina explicó que ayer le aplicaron silicona en la perforación que tiene el globo ocular en la parte posterior, con lo que buscan evitar que el órgano continúe perdiendo presión por esa cavidad.


La ingeniera fue baleada en la cara el 23 de noviembre por uno de dos atracadores que huían de una multitud.