Made in AmericaLos motivos por los que las empresas han vuelto a confiar en los trabajadores estadounidenses son diversos.


Por una parte, los costos laborales en el extranjero han aumentado. Eso, sumado al abaratamiento del gas natural en EE.UU. y la disponibilidad de los empleados a trabajar por salarios más bajos, ha hecho que sea más económico ahora producir en el país.


Además, las tendencias de consumo cambiantes significan que los compradores quieren inmediatamente nuevos productos de una amplia variedad, por lo que es mejor “estar cerca de tus clientes”, según Noel.


Finalmente, las fábricas más nuevas y con tecnología más especializada requieren de personal más calificado, algo que Estados Unidos tiene por su pasado manufacturero. Además, los gastos de automatización son muy similares en casi cualquier parte del mundo.


Con todos estos factores combinados, en 2015 a una gran variedad de industrias manufactureras, desde las que fabrican electrodomésticos a neumáticos, les resultará más rentable producir bienes en Estados Unidos, según un informe reciente del Boston Consulting Group.


Esto podría añadir entre dos y tres millones de puestos de trabajo e ingresos de US$20.000 millones a la economía estadounidense.