El heredero real participa reiteradamente en operaciones de salvamento. El heredero del trono británico, el príncipe Guillermo, participó la última noche del año en la operación de rescate de un hombre que fue arrastrado por una ola al mar.


El duque de Cambridge, piloto de las Fuerzas Aéreas británicas, buscó durante una hora bajo un viento muy fuerte a un hombre de 41 años de edad que desapareció en el agua. Por desgracia, los esfuerzos no culminaron con éxito.


El príncipe de 30 años, que sirve en la base aérea en Gales como piloto de un helicóptero de salvamento, estaba de guardia la noche del 31 de diciembre al 1 de enero. Las autoridades de la ciudad costera de Blackpool emitieron una señal de alarma poco después de la medianoche. Resultó que uno de los dos hombres que paseaban por el muelle fue arrastrado al mar por una ola.


El helicóptero Sea King, pilotado por el príncipe, partió para ayudar a la guardia costera en el salvamento. Sin embargo el fuerte viento impidió a los rescatadores salvar al hombre.


Como capitán de aviación, el príncipe Guillermo ha participado reiteradamente en operaciones de rescate. En particular, en 2011 recibió el agradecimiento del embajador ruso en Londres por salvar a los marinos rusos del buque naufragado Swanland.