LoboPara Werner Freund, la única manera de ser respetado por sus animales favoritos es ser uno más. “Para ganar su respeto, uno debe convertirse en lobo y esto es lo que yo soy para ellos, su líder”, asegura.


Los fanatismos no tienen límites y Werner Freund lo sabe bien. Este ex militar alemán admiró toda su vida a los lobos y para aprender más de ellos decidió vivir como un más.


Según informa Reuters, Freund convive en el Wolfspark (parque de lobos), ubicado en la provincia alemana de Sarre, desde 1972.


En las últimas cuatro décadas, Freund ha reunido cerca de 70 lobos pero en la actualidad convive con una manada de 29 lobos.


La National Geographic ha descubierto que los lobos siguen una estructura rígida de poder y por esto, Freund utiliza la alimentación para dominarlos, llegando a la carne primero.


“Para ganar su respeto, uno debe convertirse en lobo”, contó el hombre al periódico The Telegraph. “Y esto es lo que yo soy para ellos, su líder”, añadió.


“Los cuentos de hadas les hicieron mala fama pero ellos son animales hermosos y los que dicen que uno no debe estar en vida salvaje son los mismos que tampoco se preocupan por lo que ocurre con el elefante en las llanuras de África”, explicó.