Dos holandeses se le midieron a sufrir los dolores de parto que tan valientemente soportan las mujeres al dar a luz. Dennis Storm y Valerio Zena hicieron parte del experimento que se transmitió por la televisión holandesa.


Por medio de electrodos les fueron transmitidos impulsos que simulaban las contracciones normales de un parto. Los rostros de dolor evidenciaban el sufrimiento de los dos hombres que trataron de superar la prueba con bromas.


Luego de dos horas de contracciones, los valientes hombres pidieron terminar con el experimento y conocer al “recién nacido”.