Vacuna es capaz de prevenir la enfermedad o revertir sus manifestaciones cuando ya se ha desarrollado, tal y como evidenciaron los ensayos realizados en ratones transgénicos.


Un grupo de científicos españoles diseñó la primera vacuna contra el Alzheimer capaz de prevenir la enfermedad o revertir sus manifestaciones cuando ya se ha desarrollado, tal y como evidenciaron los ensayos realizados en ratones transgénicos.


El doctor Ramón Cacabelos, director del proyecto, presentó la vacuna EB-101 y la documentación científica por la que obtuvo la patente de fabricación en Estados Unidos, donde el grupo de científicos está gestionando con varias multinacionales el inicio de estudios clínicos en humanos.


Los investigadores están preparados para comenzar en tres o cuatro meses estos ensayos clínicos, que podrían durar de seis a ocho años, pero todo dependerá de los requerimientos que les haga la administración reguladora de los medicamentos en Estados Unidos, la FDA.


De momento, con los ensayos preclínicos que se realizaron en ratones, los investigadores consideran que con esta estrategia se podría duplicar la esperanza de vida de los pacientes con Alzheimer (actualmente pueden vivir de tres a ocho años).


No obstante, para los doctores, lo más importante no es prolongar la vida, sino mejorar las condiciones y la dignidad de las personas que sufren la enfermedad.


Se estima que hay unos 36 millones de enfermos de alzheimer en el mundo y la previsión es que en 2030 se llegue a 66 millones y en 2050 a unos 115.


Los médicos tienen puesta su esperanza en esta vacuna y en otras que se están investigando en otras partes del mundo, como Estados Unidos, Israel, Japón o China, aunque los especialistas españoles consideran que la suya ofrece mayor eficacia y seguridad.


Así lo evidenciaron, según Cacabelos, los ensayos en ratones portadores de las principales mutaciones genéticas responsables de la enfermedad en seres humanos.