Metas“Año nuevo, vida nueva”. Consejos para alcanzar las metas que te propongas para el 2013. Ser constante y estar seguro de lo que se quiere. Como todos los años, miles de personas alrededor del mundo esperan la llegada del año nuevo con ansias, dado que, al iniciar el año, nos sentimos ilusionados de empezar un nuevo ciclo que nos brinda una oportunidad de cambio, de renovación y de esperanza en nuestras vidas.


Bien dice el dicho “año nuevo, vida nueva”; y justamente para darle la bienvenida a esta “vida nueva” solemos establecer una lista de propósitos y deseos que esperamos cumplir en el transcurso del año. Es muy común decir: “Este año voy a ahorrar, a leer un libro al mes, a hacer dieta, a dejar de fumar; este año sí haré ejercicio todos los días….etc.”


Pero, seamos realistas… empezamos muy motivados, y, como siempre, algo sucede en el camino que en cuestión de días, nos hace olvidar o dejar de hacer, lo que con tanta emoción nos propusimos en un inicio. Entonces, habrá que preguntarnos… ¿Qué nos faltó hacer?, ¿Qué hicimos mal?


Si no lograste cumplir tus propósitos el año pasado, quizá algo falló en el proceso. Así que es momento de averiguar qué fue lo que sucedió para que, de esta manera, puedas alcanzar con éxito tus propósitos para el 2013.


Para ello, aquí hay una serie de consejos que pueden servirte como guía para lograrlo.


1. Sé realista en tus propósitos. Si, por ejemplo, quieres hacer ejercicio, no pretendas llegar a las olimpiadas en un día; comienza por caminar 20 minutos diarios.


2. Asegúrate de que tu propósito sea algo que realmente quieras hacer o cambiar por ti mismo. Sé sincero contigo mismo y tómate tu tiempo para pensar qué es lo que realmente deseas. Recuerda que la motivación interna es la más importante. Piensa por qué lo quieres hacer y ten una razón que te empuje a lograrlo.


3. No te pongas más propósitos de los que puedas cumplir. Más vale llevar a cabo uno bien, que hacer varios a medias.


4. Define cada objetivo claramente. Para cumplir un objetivo, éste debe de ser:
Específico: qué, cuándo, dónde, cómo
Realista o alcanzable
Factible: acepta tus limitaciones, lo que puedes hacer y lo que no
Medible y cuantificable: que puedas ir observando los resultados
Con límites: ponerte fechas establecidas


5. Crea hábitos. Es una realidad que los seres humanos funcionamos con hábitos, por lo que dale estructura a tu propósito, crea el hábito en ti y vuélvelo parte de tu vida diaria.


6. Comienza con metas a corto plazo. Fija un tiempo definido para tu propósito, te será más sencillo ser persistente de esta manera.


7. Premia tus logros y éxitos. También es importante consentirse, quererse y poder tener recompensas por el trabajo realizado.


8. Habla sobre tus metas, escríbelas y compártelas. Es importante que te sientas apoyado y motivado en el proceso. Puedes buscar amigos o personas que estén en el mismo canal que tú; de esta manera, te sentirás identificado y más fuerte para no abandonar tu objetivo.


9. No te des por vencido. Si por alguna razón dejas de cumplir tu propósito, no lo abandones; continúa con él y no te rindas. Por ejemplo, si tu objetivo es comer sanamente entre semana, y un día “te saltaste” la dieta; no lo dejes, sigue tu rutina y no te desmotives. Recuerda que hay que ser exigentes pero no demasiado duros con nosotros mismos.


10. Finalmente, durante el proceso, no te olvides de lo que deseas alcanzar y lucha por ello. Siempre que sea algo que realmente quieres, valdrá la pena el esfuerzo.