¿Estás sola y no sabes de qué manera tener al lado tuyo al hombre que tanto añoras? Lo primero es, que si no quieres que te traten como un cuero entonces no te comportes como si lo fuera.


Si muestras ser vanidosa e interesada también atraerás hombres vanidosos e interesados, pero si eres honesta también tendrás personas honestas  interesadas en ti.


Algunos tips que te ayudarán a sentirte mejor y estar más cerca de esa pareja tan deseada.


* Sal a la calle siempre arreglada.
¿Creés que no conocerás a nadie en el súper o haciendo fila en el banco? Conozco casos cercanos que han formado parejas felices y se han conocido en lugares como estos y otros aún más insólitos. El amor puede estar a la vuelta de la esquina… y no es sólo una linda afirmación. Como se dice comúnmente, “es cuestión de actitud” y esta actitud también se ve en cómo salís de tu casa.


* Cambia el cassette interno.
Si vives repitiendo frases tales como “no hay hombres”, “los hombres son todos iguales”, “siempre me engancho con hombres que me hacen sufrir/ que no me valoran/ mujeriegos/ casados”, esto es lo que encontrarás. Cada vez que te encuentres diciendo (o pensando) una frase así de limitante, corregite y cambiala por una bien positiva. Por ejemplo, “estoy por conocer a una persona espectacular”, “los hombres fieles existen”, “voy a tener una pareja plena” o lo que mejor te venga a la mente.


* Ten presente tus estándares.
Que la soledad no te haga aceptar lo primero que aparece. Tienes la capacidad de elegir y de decir “no” si notás ademanes o comportamientos que de plano no te gustan. Al estar sola, el espectro se amplía. Si estás mal acompañada, poco espacio habrá en tu vida para conocer a alguien nuevo y que te haga feliz.


* No te quedes en tu casa.
Las posibilidades de conocer a alguien son mayores cuando tenés una vida social activa. Integrá grupos nuevos, averiguá sobre actividades relacionadas sobre tus hobbies o sobre las cosas que te gusten: allí habrá hombres afines.


* No creas que te sucederá lo que ya te pasó anteriormente.
Tuviste malas experiencias. Te hirieron. De tu inteligencia depende confiar en quien lo merezca de ahora en más. En la mayoría de los casos, hay señales claras que te indican si alguien es confiable o no. Abrí bien los ojos y poné en práctica lo que aprendiste con tus vivencias pasadas.


* Nunca, pero nunca, bajes los brazos.
Si algún día te sentes triste, desolada, y crees (o escuchás en una canción) que el amor no es para ti, ten presente que puedes cambiar ese sentimiento por el de despedida de tu vida en soledad. Cada día que pasa, estás más cerca de conocer a tu amor, ¡ya falta menos!