La viagra verde de la India

indiaPadre a los 96 años, Ramajit Raghav se convierte en símbolo de una campaña sobre los beneficios -incluso sexuales- de una dieta vegetariana. Justo cuando una parte del mundo empieza a barruntar sobredosis navideñas de productos cárnicos, Ramajit Raghav se ha convertido en símbolo de que la felicidad no pasa necesariamente por los placeres de la carne (animal). Tras ocho décadas de soltería, este humilde campesino de la India se está dedicando a romper plusmarcas demográficas por su cuenta y con un vigor que él asocia a su estricta dieta vegetariana.

A los 96 años, se ha convertido en padre de un saludable bebe. Lo cual ha supuesto romper su propio record de madura reproducción, porque a los 94 años ya se hizo famoso por convertirse en el padre más anciano de la India con su primer hijo, Karamjit. Lo cual, a su vez, supuso desbancar a otro laborioso campesino de la misteriosa India, Nanu Ram Jog, que se había significado en 2007 por traer al mundo a su hijo número 21 a los 90 años.

Ramajit Raghav, que completa una mínima pensión con sus labores en el campo, conoció a su esposa bien entrado en sus años otoñales. Ella se llama Shakuntala Devi, y también es una especie de milagro andante porque habría sido madre por segunda vez rondando los cincuenta años, aunque no está totalmente segura de su fecha exacta de nacimiento. Lo que tienen claro la pareja es que la frecuente actividad sexual forma parte de su armonía conyugal.

Algunos vecinos del pueblo no se creen nada de nada y cuestionan tanto la virilidad de Raghav como su anciana paternidad. Pero la famosa asociación PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) ha decidido utilizar a este padrazo como símbolo de una campaña en la India sobre los beneficios de no comer carne. Hasta el punto de haber realizado un póster del orgulloso padre con su último hijo, Ranjit, y bajo el eslogan: «Los vegetarianos todavía son capaces a los 96 años».

Según explica el campesino: «He sido un vegetariano toda mi vida y atribuyo mi resistencia y virilidad a mi dieta de vegetales y granos. Ser un vegetariano es el secreto de mi fortaleza y buena salud». Su rutina diaria consiste en levantarse a las cinco de la mañana y acostarse antes de las ocho. Trabaja en el campo y no perdona una siesta diaria, mínimo una horita. Su dieta incluye más de dos litros de leche, vegetales, fruta, algunos frutos secos, mantequilla clarificada y chapatis, un típico pan plano de harina integral. Y por supuesto, nada de alcohol o tabaco.

La cosa es tan increíble en esta especie de Kamasutra de fertilidad bíblica que para rematar, el nonagenario ha indicado que no se puede permitir más descendencia. A él no le apetece cortar por los sano con una vasectomía. Por lo que su mujer, en breve, se va a someter a una ligadura de trompas.