Google ya sabe qué hace usted cuando no está conectado a Internet

Un nuevo proyecto publicitario permitirá formar un amplio perfil de usuario vinculando sus actividades dentro y fuera de la Red La empresa más poderosa de Internet, Google, ya sabe cómo vincular sus actividades online con lo que hace en el mundo real cuando no está conectado a Internet.

Se trata de un nuevo proyecto publicitario, ‘Conversiones API’, que permitirá formar un amplio perfil de usuario basándose en lo que tecleen o incluso compren fuera de casa.

En un blog publicado esta semana en el sitio DoubleClick Search de Google —una empresa de publicidad que desarrolla y ofrece servicios de anuncios— dirigido a los consumidores, la compañía explicó que las ‘conversiones’ —métricas digitales compuestas por cada paso que hace el usuario en línea— están incompletas hasta que se integran en la vida real.

Antes la situación era así: usted quiere comprar un televisor, por ejemplo, y busca en Google los anuncios de venta, luego va a una tienda, lo compra y al regresar a casa y volver a conectarse a la Red, DoubleClick le sigue mostrando los anuncios de venta de televisores. Pero gracias al servicio de conversiones, ahora DoubleClick actualizará la información de tal modo que en vez de anuncios sobre la venta de televisores, usted verá anuncios de dispositivos para complementar la compra del aparato.

Google aseguró que toda la información de los clientes va a ser completamente anónima pero el periodista Jim Edwards escribió en el diario ‘Business Insider’ que muchos notarán una interferencia en su vida particular: “Si usted compra una camiseta en un centro comercial con su tarjeta de crédito, puede comenzar a ver un montón de anuncios en línea más tarde que sugieren pantalones o vaqueros que hacen juego con la camiseta”.

Sin embargo, toda la información que está siendo recopilada por Google —estimada en millones de servidores en todo el mundo— no solo se proporciona a empresas de publicidad. El mes pasado, Google informó de que el Gobierno de EE.UU. pidió información personal sobre unos 8.000 usuarios particulares durante los primeros meses de 2012.