El vibrador cumple 142 años

A mediados del siglo XIX por causa de una enfermedad femenina se crea uno de los elementos sexuales más utilizados por las mujeres que buscan placer.
A la “Histeria femenina” le deben las mujeres de hoy la creación del vibrador. En el siglo XIX la mujer que no practicaba sexo por mucho tiempo, no lo había practicado nunca o se abstenía de él padecía “histeria femenina”, según lo diagnosticó el médico griego: Galeano.

La histeria femenina desarrollaba síntomas como enojo constante, depresión, insatisfacción y el cuerpo sufría de insomnio, pesadez abdominal, espasmos musculares, respiración entrecortada, entre otras.

Para aliviar a las mujeres víctimas de este padecimiento, los médicos de la época decidieron empezar una serie de masajes pélvicos que lograban que las mujeres consiguieran un orgasmo. Esta actividad aunque resultaba agotadora para los médicos les generaba una rentabilidad económica considerable.

Fue en 1870 cuando el médico de origen británico Joseph Mortimer creó el primer vibrador. En un principio su tamaño era grande, poco ergonómico, pero de igual manera fue considerado un éxito porque curaba la histeria de manera rápida y placentera.

Años más tarde en 1902, la empresa “Hamilton Beach”, diseñó vibradores más pequeños al alcance de las mujeres. Y aunque la sociedad seguía siendo muy conservadora al respecto, varios periódicos publicaron campañas a favor de la población femenina, incitándolas a su uso.

Actualmente el vibrador tiene varios tamaños, formas y materiales de elaboración. Hablar del tema ya no es un tabú para muchas, e incluso se ha convertido en parte importante de la relación sexual de una pareja que lo usa también como un juguete potenciador del deseo y el placer.