El efecto faCEBOok: el uso abusivo de la red social puede causar obesidad

La red social ha establecido, a modo de prueba en EE.UU, una tarifa de un dólar por cada mensaje privado a personas no incluidas en el grupo de amigos.

Investigadores han llegado a la conclusión de que las personas que se comunican regularmente con sus amigos a través de Facebook tienen una autoestima elevada, pero un bajo nivel de autocontrol, lo que los lleva a consumir ‘comida basura’.

Dos profesores de marketing de la Universidad de Pittsburgh creen que el hábito de comunicarse en la red social conduce a un aumento de peso, además de a llevar un estilo de vida sedentario que también provoca un mayor gasto en compras a crédito por Internet.

“Dado que los usuarios se preocupan por la imagen que muestran ante sus amigos internautas, el uso de redes sociales aumenta la autoestima de los usuarios, que se centran en amigos cercanos durante la navegación por la red social. Este aumento momentáneo de la autoestima les lleva a tener menos autocontrol después de navegar por la red social”, explican los autores Keith Wilcox y Andrew T. Stephen.

El experimento se dividió en cinco pruebas a las que fueron sometidos cien usuarios de la mayor red social del planeta, a fin de determinar cómo este hábito afecta al estilo de vida de los participantes. Aquellos que pasan más tiempo en Facebook presentan generalmente un índice de masa corporal superior, mayores niveles de ingesta compulsiva, y una deuda promedio mayor en sus tarjetas de crédito.

c716b757946cfcb9f612dac51754c63f_articleWilcox ha denominado la pérdida de autocontrol que conduce a tomar decisiones de forma compulsiva como ‘efecto Facebook’, síndrome que es más acusado entre aquellos cuyas redes sociales se componen de amigos muy cercanos y que reciben el estímulo en forma de “me gusta” y comentarios de elogio.

Sin embargo, una pérdida de autocontrol no es la única consecuencia que lleva a pasar demasiado tiempo en Facebook Los usuarios son más propensos a actuar con rudeza en Internet o arremeter contra otros durante una discusión, de tal forma que los investigadores concluyen que se trata de un comportamiento similar al que causa el alcohol. Los resultados detallados del estudio serán publicados por el ‘Journal of Consumer Research’.