Con lágrimas de sangre, ingeniera pide a agresores no dañar a otra persona

“Yo no quisiera que esos delincuentes le hagan algo similar a otra gente, yo tampoco soy una gente de ojo por ojo, no es un asunto de vamos a salir a matarlos, pero él (su agresor) no lo pensó, yo ni siquiera tuve tiempo”, con estas palabras la joven ingeniera Francina Hungría clama por justicia.

Con una valentía envidiable, dijo que todo ocurrió en cuestión de segundos, y que espera que con su caso se haga justicia para que los responsables no le hagan daño a otra persona.

Explica que no vio el arma cuando su agresor, de forma cobarde, le pidió detener el vehículo en el que se desplazaba. “Como es una persona que me está diciendo detén el vehículo, un extraño yo simplemente aceleré y en ese momento él sacó el arma y me disparó sin pensarlo”.

Francina teme perder la vista porque ama su trabajo, aunque asegura confiar en el Todopoderoso y los médicos que le atienden.

“Esto ha siso un poco duro, porque ayer me entenderé que ya no tengo ojo derecho y soy una gente que amo mi trabajo y mi temor es no volver a trabajar, pero los doctores están luchando para salvar mi otro ojo”, indicó mientras por sus mejillas bajan lagrimas de sangre como muestras de su dolor.

Su madre Iluminada Hernández pidió a las autoridades enfrentar de forma efectiva la delincuencia que afecta el país.

“La justicia, que pongan control, que cojan el control porque si no controlan esto, van a ocurrir muchos casos como el de Francina”, dijo visiblemente dolida y triste por al situación que afecta a su primogénita. fuente: elcaribe