Más de 200 bomberos siguen trabajando para extinguir un incendio en el área de Queens, en Nueva York, que ya destruyó al menos cincuenta casas durante el paso de la tormenta “Sandy”, indicó el Cuerpo de Bomberos.El incendio comenzó poco antes de la medianoche local en el barrio Breezy Point, en la península de Rockaway, inundado por la marejada que levantó “Sandy” cuando se aproximó a tierra firme.


El paso de la tormenta fue especialmente duro en la ciudad de Nueva York y su región. Al menos 15 personas murieron en EEUU y una en Cánada, la mayoría por caídas de árboles sobre casas y coches. Nueva York y su área metropolitana (19 millones de habitantes) amanecieron sin transporte público, con importantes cortes de luz tras la explosión de una central eléctrica y con todos los aeropuertos y casi todos los puentes y túneles de la ciudad cerrados. Aunque la bajada del nivel de las aguas relajó un poco la situación, algunas rachas de viento que persisten esta mañana, próximas a los 100 kilómetros por hora, recuerdan que “Sandy” sigue cerca.