Un idiota sin corazón decidió filmar una cruel escena y subirla a YouTube, porque le pareció divertido meter a la gata de su novia en la secadora y ahora podría ir preso. El estúpido de 23 años, llamado Allan Staughton, subió el vídeo bajo el seudónimo de “Nitroazza”, pero tras la repercusión que tuvo su novia lo reconoció y, tras 4 años y medio de relación lo echo de su casa.


La mascota, llamada Princesa, se rompió un diente y se perforó la lengua durante el “chiste” que duró 12 segundos a puro giro. En las próximas horas se decidirá cuál sería la pena por el maltrato animal llevado a cabo por este imbécil.