Empresarios y militares en poderosa red de drogas


La Dirección Nacional de Control de Drogas, la Procuraduría General de la República y la Drug Enforcement Agency (DEA) desmantelaron lo que definieron como una poderosa estructura de narcotráfico internacional que estaba compuesta por dominicanos y extranjeros, entre ellos empresarios, militares y civiles, que utilizaban a República Dominicana como centro de sus operaciones para la preparación de aeronaves que posteriormente eran enviadas a sudamérica, particularmente a Venezuela.


A esta estructura pertenecía la avioneta matrícula N711WX que cayó accidentada en la sección de Tireo, en Constanza, el pasado jueves 27. Esta avioneta fue adquirida en Estados Unidos y traída a República Dominicana para darle mantenimiento y mayor capacidad de vuelo y de combustible para transportar grandes cargamentos de drogas hacia República Dominicana, Haití y Honduras.


Por el hecho fueron apresadas 15 personas que fueron identificadas como los empresarios Rafael Senén Rosado Fermín, propietario de la empresa Caribair; Sergio René Gómez Díaz, José Vicente Figueroa Ortiz; el teniente coronel del Ejército Juan Ramón Rosado Pérez, alias Rosario; el primer teniente de la Fuerza Aérea Dominicana, Henry Francisco Valdez García, mejor conocido como Jefecito; el sargento mayor del Ejército José Antonio Cleto Cruz y el exraso de la Policía, Carlos Manuel Ramírez.


También los extranjeros José Luis Veras Márquez, venezolano; Alberto Laureano, alias El Piloto, estadounidense, y Henry William Nazario, alias Carrión, puertorriqueño. También Daimon Mario Pérez, alias Mak, estadounidense. Holmer Errol Outram, de Bahamas. Otros arrestados son los dominicanos Víctor Hugo Sánchez; Danny Salvador Ramírez, alias Marcial, y Cristhian Suárez Javier. Los apresados fueron remitidos a la fiscal Yeni Berenice Reynoso, fiscal del Distrito Nacional, quien pediría medidas de coerción en las próximas horas.


Al hablar en una rueda de prensa ofrecida en la sede de la DNCD, su presidente, el mayor general Rolando Rosado Mateo, acompañado del jefe de la Policía, mayor general José Armando Polanco Gómez, el representante del DEA, John Niezelik y el procurador adjunto Carlos Castillo, informó que esta red llegó a penetrar los controles aeroportuarios como consecuencia de las facilidades recibidas en esas terminales.


Persecución


El empresario Rafael Senén Rosado Fermín y su empresa Caribair habían sido involucrados en diferentes hechos en varias ocasiones. En el año 2001, un helicóptero de esa empresa se precipitó a tierra mientras realizaba un vuelo comercial. En agosto de 2002, cinco empleados de Caribair fueron investigados sobre el decomiso en Miami de 455 kilos de cocaína. El 21 de marzo del 2004, el presidente de Caribair agradeció a las autoridades de la DEA el haber investigado y determinado que su compañía no estuvo involucrada en hechos ilícitos. En agosto de 2010, una empresa norteamericana se apropió de cuatro aviones. fuente: Listindiario