Un vídeo de la NASA muestra cómo el campo magnético del planeta nos protege frente a las tormentas solares.


La vida en la Tierra le debe todo al Sol. Es la energía de la estrella la que acciona la complejidad del clima, las corrientes y la mayor parte de ecosistemas del planeta. Más aún, sus vientos solares sirven de coraza contra rayos cósmicos que cruzan el espacio interestelar.


La energía del Sol, sin embargo, también representa un potencial peligro para la vida en la Tierra. Especialmente cuando estalla en violentos fogonazos de radiación y partículas cargadas conocidos como «eyecciones de masa coronal» o «tormentas solares». El campo magnético terrestre es la primera línea de defensa del planeta, un escudo que desvía estas «llamaradas».


La NASA ha creado un vídeo —«Tierra dinámica: Explorando el motor climático del planeta»— en el que pone su talento infográfico a trabajar para mostrar los datos que ofrecen sus satélites. Se proyecta estos días en el Museo Smithsonian del Aire y el Espacio (Washington D.C.). Como muestra, han colgado en la Red un extracto que muestra la importancia del campo magnético terrestre para la vida en la Tierra, y su influencia en el clima.


Los vientos solares, explica el vídeo de muestra, despojaron a Venus poco a poco de sus elementos ligeros (como el hidrógeno) hasta convertirlo en un paraje hostil. Si no pasa igual en la Tierra es por su campo magnético. Sin él no habría agua.


El vídeo de la NASA es tan espectacular que, según UniverseToday, ha sido seleccionado para la muestra inicial de SIGGRAPH 2012, unas conferencias donde los principales estudios audiovisuales muestran sus trabajos con 3D.