Roseturai Pullan y su mujer, Mani, llevan una vida luchando contra los prejuicios de la sociedad de la India que los condena por ser albinos. La pareja y sus hijos forman la familia más grande del mundo con esta rara condición genética y estarían a punto de entrar en el Libro Guinness de los Récords como tal.


Pullan, de 50 años, y Mani, de 45, tienen tres hijos albinos: Vijay, 25, Shankar (24) y Ramkishan (19). Pero además son padres de tres hijas con la misma condición: Renu, 23, Deepa (21) y Pooja (18).


Además, el hombre se casó en segundas nupcias con otra albina, una muchacha de 27 años llamada Rosheh, con la que tuvo a su hijo menor, Dharamraj, de dos. El pequeño también es albino, con lo que suman 10 en el clan.


La familia al completo vive en una casa de un solo ambiente ubicada en la ciudad de Delhi. Todos ellos tienen la piel muy pálida, el pelo casi blanco y ojos claros pero muy delicados, producto de su condición.


“Todo lo que sabemos es que no podemos ver bien y que no debemos estar demasiado tiempo bajo el sol, pero fuera de eso tratamos de vivir lo mejor que podemos”, resumió Pullan, según el sitio inglés The Sun.


“Algunas personas nos han llamado ’angrez’, que significa ’inglés’. Es difícil para ellos entender que somos nacidos y criados en la India”, explicó el hombre, quien se dedica a vender huevos en una tienda de Delhi.


Pullan se casó con su primera mujer en 1983 y la pareja se trasladó desde Tamil Nadu, en el su de la India, a la populosa ciudad del noroeste.


“Nuestros padres dijeron que sería bueno que nos casemos porque somos iguales. En el sur de la India dicen que trae buena suerte contraer matrimonio con un albino”, recordó Pullan.


Sin embargo, el hombre explicó en su localidad natal siempre fueron tratados como una paria, como si tuvieran una enfermedad contagiosa. Por eso decidieron emigrar. “La gente en Delhi tiene la mente un poco más abierta”, convino Pullan. “El albinismo no nos detendrá”, lanzó.