Científicos de la Universidad de Cambridge descodificaron el genoma del gorila, el último de los grandes simios cuyo ADN quedaba por descifrar.


Este adelanto, aseguran sus autores, podría resultar clave en el estudio de la evolución humana.


Podría también contribuir al tratamiento de enfermedades como la demencia senil, que los gorilas no sufren.


Y nos acerca a la respuesta de una pregunta clave: ¿qué nos separó de los monos?


Vea las implicaciones de este avance científico en este video de BBC Mundo.