El joven Saroo Brierley ha conseguido regresar desde Australia a su ciudad natal gracias a los mapas por satélite de Google.


La India es uno de los países más grandes y poblados del planeta, así que cuando un niño se pierde en él puede pasarse media vida buscando la forma de volver a casa.


Precisamente eso es lo que le ha ocurrido a Saroo Brierley, quien con solo seis años de edad se extravió junto a su hermano mayor mientras mendigaban en la estación de tren de Khandwa, según leemos en el blog “ALT 1040”. Ahora, 25 años después, ha conseguido regresar a su hogar y reunirse con sus padres gracias a la inestimable ayuda de Google Earth.


La vida de este joven indio de 31 años muy poco tiene que envidiar a las aventuras del protagonista de la película “Slumdog Millionaire”. Todo empezó una tarde de 1987, cuando Sheru -tal y como se llamaba Saroo en aquel entonces- y su hermano se colaron en un tren que pensaban que les llevaría de regreso a casa y se quedaron dormidos.


Historia digna de película


Al despertar, diez horas después, los niños descubrieron que se encontraban en un lugar completamente desconocido. Se habían equivocado de convoy. Durante el mes siguiente, Sheru trató de volver a casa por todos los medios. En ese tiempo, estuvo a punto de morir ahogado en las aguas del Ganges y escapó de un hombre que pretendía venderlo como esclavo. Por si todo esto fuera poco, a los pocos días, su hermano desapareció.


Por suerte, nuestro intrépido aventurero fue rescatado por una ONG, que lo declaró niño perdido. Una pareja australiana lo adoptó y le dio un nuevo nombre, Saroo Brierley, junto con una nueva vida en Australia.


Saroo estudió en la Universidad de Canberra y llegó a montar su propio negocio en la isla de Tasmania, pero era incapaz de olvidar su origen. La estación de tren de Khandwa estaba grabada en su memoria. Por ello, pasó muchas horas buscando entre las imágenes de Google Earth un lugar que pudiera reconocer. Hasta que lo encontró.


Una vez localizada su ciudad natal, entró en contacto con algunos de sus habitantes a través de Facebook y comenzó a indagar sobre su pasado. Finalmente, decidió viajar hasta la India y recorrió la ciudad hasta encontrar a sus padres biológicos. Un cuarto de siglo después de extraviarse, y gracias a las nuevas tecnologías, este joven ha conseguido algo prácticamente imposible. Ahora, asegura que piensa mantener el contacto con su recién recuperada familia, aunque seguirá viviendo en Australia.


Entre sus planes de futuro figura conseguir que su vida acabe reflejada en una película. Un nuevo “Slumdog Millionaire” con final feliz gracias a Google.