Dos décadas después de afrontar el desarrollo de “Final Fantasy V”, el japonés Hironobu Sakaguchi vuelve a ponerse al frente de un proyecto como director con “The Last Story”, un título de aventuras con aspiraciones épicas que busca revolucionar el género de los juegos de rol.


“El motivo de mi profunda implicación en ‘The Last Story’ es que quería crear un sistema nuevo que supusiera un soplo de aire fresco para los juegos de rol”, ha explicado a EFE Sakaguchi, que ha viajado a Londres para presentar este juego que saldrá a la venta el 24 de febrero en exclusiva para Wii.


Con un sistema de batallas con acción en tiempo real, “The Last Story” relega los elementos de rol, tan característicos en la trayectoria de Sakaguchi, para dar prioridad a la acción dirigida por el jugador, cambios que buscan hacer que el género de rol evolucione y se adapte mejor al gusto europeo.


Conseguir transmitir la emoción de los personajes a través de unos gráficos realistas es uno de los propósitos de Sakaguchi con “The Last Story”.


Wii no destaca precisamente por su potencia a nivel gráfico, pero como apunta el propio creador “no hay un hardware perfecto, ni NES, ni PlayStation, ni Wii lo son: lo importante es crear juegos que puedan sacar lo mejor de cada dispositivo”.


Para Sakaguchi, el título de los juegos trasciende de lo comercial. Si “The Last Story” resume la idea de que este trabajo es el definitivo, con el primer “Final Fantasy” se decantó por ese nombre porque el juego suponía la diferencia entre la continuidad de su empresa o la bancarrota “y sentía que si no triunfaba con él, era el momento de retirarme del mundo de los videojuegos“.


El primer “Final Fantasy” salió a la venta en 1987 y pronto se convirtió en una de las sagas más populares de la historia de los videojuegos, un éxito que Sakaguchi nunca ha sentido como una pesada cadena, “ni en los tiempos del ‘Final Fantasy’ ni ahora, lo que siempre he intentado es crear juegos con la esperanza de que sean bien recibidos y disfrutados por el público”.


Internet y los recursos online, la llegada del 3D y la posibilidad de hacer gráficos más ricos son algunos de los puntos de inflexión que según Sakaguchi han permitido evolucionar el mundo del videojuego desde que él desembarcara en esta industria hace ya más de 25 años.


Considerado uno de los padres de los juegos de fantasía y ciencia ficción, para “The Last Story” Sakaguchi ha optado por un entorno con raíces medievales que sirve de marco para contar la historia de Elza, un mercenario que llega a la isla de Lazulis en busca de fortuna y tendrá que elegir entre dejarse llevar por su ambición o por sus sentimientos cuando conoce a la joven noble Calista.


La épica que aportan las tramas cargadas de emociones, los paisajes y la música, junto con las elipses temporales y la guía de un narrador convierten a la historia en una suerte de cuento interactivo con un guión que, según Sakaguchi “busca llegar al corazón de los jugadores”.


El nuevo sistema de rol que introduce “The Last Story” se aleja de los estándares habituales en Japón, algo que no ha impedido que el juegos se convierta en un éxito en aquel país y que hace que su creador se sienta “emocionado y ansioso” por ver cómo será la reacción del público europeo.


Le gustaría que “The Last Story” se convirtiera que una saga de tanto éxito como “Final Fantasy”, de hecho lo cree necesario ya que: “en la época que vivimos, el terremoto de Japón, la crisis económica, son hechos que nos recuerdan que vivimos tiempos muy duros. Por eso es tan importante relajarse y espero que estos personajes tan carismáticos ayuden a la gente a conseguirlo”.