Las autoridades en China están investigando si algunas clínicas del país están llevando a cabo tratamientos de fertilidad para “vientres de alquiler”, después de que se informara que una pareja había tenido octillizos utilizando a dos madres sustitutas.


La legislación china prohíbe los vientres de alquiler. Además, a la mayoría de parejas tan solo se les permite tener un hijo.


Medios locales informaron que una pareja gastó US$160.000 en contratar a dos madres de alquiler para que tuvieran a cuatro niños y cuatro niñas.


Otros aseguraron que la madre biológica tuvo a dos de los bebés y el resto nacieron de madres sustitutas el pasado octubre.


Conozca los detalles de los polémicos octillizos en este video de BBC Mundo.