El Heat Pierde Su Racha

Apenas 24 horas después de haber logrado su mejor marca de victorias de la historia (5-0), el Heat de Miami recibía la visita de unos Hawks de Atlanta, que llegaban con un gran hambre de triunfo.


En un emotivo encuentro el atlético equipo de Atlanta venció 100-92 al quinteto de Miami, que de este modo perdió su invicto.


Con cuatro puntos de ventaja llegó el Heat al último cuarto, pero su falta de acierto de cara al aro le permitió a los Hawks tomar la delantera y luego ampliar la diferencia hasta 93-84, gracias a los triples. Miami trató de reaccionar con más corazón que con cabeza y no pudo ser.


“Ellos jugaron de modo agresivo y defendieron muy bien en el último cuarto”, dijo el entrenador del Heat Erik Spoelstra. “También hicieron grandes tiros y nosotros no, lo cual indica que tenemos que seguir mejorando”.


Por los Hawks los mejores fueron Joe Jonhson con 21 cartones, el dominicano Al Horford y Tracy Mc Grady con 16, y Jeff Teague con 15.


LeBron James volvió a ser el mejor del Heat con 28 puntos, esta vez secundado por Chris Bosh con 19, mientras Dwyane Wade logró un doble doble con 12 unidades y 10 asistencias. Desde la banca, Shane Battier y Norris Cole contribuyeron con 11 y 10 puntos, respectivamente.


En la primera mitad hubo un cuarto para cada equipo. Miami golpeó primero, pero con los cambios el equipo se descompuso y permitió que Atlanta se recuperara y terminara 50-47.


El Heat volvió a arrancar con mucho energía, cerrando el camino al aro y dejando que sus Tres Grandes pusieran la magia para darle al equipo una cómoda ventaja en el marcador, pero la entrada de los suplentes estropeó la faena.


Eso posibilitó que los Hawks redujeran la diferencia a cuatro puntos en los minutos finales al terminar el parcial inicial 23-19 favorable a Miami.


Wade abrió el segundo cuarto con un tapón sobre la canasta, impidiendo una clavada, mandando así un claro mensaje a sus rivales, luego Battier anotó su segunda canasta de la temporada y el Heat volvió a distanciarse, ayudado con las canastas de Cole.


Pero los Hawks demostraron que son duros de pelar y poco a poco se fueron acercando hasta igualar el encuentro por primera vez 42-42 con menos de tres minutos para el descanso. Posteriormente se fueron arriba por dos, pero el Heat reaccionó y, aunque perdió el parcial por un punto, mantuvo arriba.


El tercero fue muy cerrado, después de que en los primeros minutos se sostuviera una cerrada batalla en la que Miami no lograba poner tierra por medio. En la mitad del parcial Atlanta por fin logró darle caza e irse delante 61-58.


Un alley-oop de espaldas al aro de James fue el preludio de otro empate, que se mantuvo hasta el final del cuarto, que terminó favorable a Miami 71-67.