El suceso ocurrió en Nueva Zelanda y pudo desencadenar una tragedia mayor, pero afortunadamente el piloto salvó de morir. No se informaron de otros heridos.


Un helicóptero que ayudaba a instalar un árbol de Navidad en Nueva Zelanda se estrelló contra la estructura, pero el piloto no resultó herido de gravedad.


Las imágenes fueron captadas por la televisión de ese país, en las cuales muestra cómo el piloto desciende lentamente de una altura de 8 metros, mientras que las hélices del aparato parecen quedar atrapadas entre los cables conectados a un andamio.


La cola del helicóptero se estrelló contra el suelo, por ello algunos trabajadores salieron corriendo del lugar para evitar ser embestidos por la nave o las hélices.


Tras el accidente, el piloto aseguró que se encuentra en perfecto estado de salud.