La Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética (SODOCIPRE) alertó sobre el daño que provoca la inyección de distintas sustancias, que no están científicamente aprobadas, y que son utilizadas como rellenos en tejidos blandos en diversas regiones del cuerpo.


La advertencia la hizo el presidente de la Sociedad Dominicana de Cirugía Plástica Reconstructiva y Estética, doctor Aniceto Rodríguez, quien manifestó su preocupación porque la gente busca “mejoría en su apariencia física”, y la inyección de estas sustancias, provoca lesiones que han sido etiquetadas como una enfermedad denominada Alogenosis Iatrogénica


Explicó que entre las sustancias utilizadas figuran silicona líquida, parafina, petrolato líquido, vaselina, biopolímeros, aceite mineral y vegetal, metyl-metacrilato entre otras, de las cuales en muchas ocasiones se desconoce su contenido.


Rodríguez dijo que la entidad que preside está preocupada por la gran cantidad de pacientes que acuden a los cirujanos con secuelas agudas y crónicas al inyectarse distintas sustancias, que no están científicamente aprobadas.


Precisó que dentro de las lesiones que producen están inflamación, irregularidad en el contorno de la piel, granulomas, edema, eritema, cicatrices queloideas, híper o hipo pigmentación, ulceraciones, celulitis, endurecimiento, necrosis, esclerosis, fibrosis, desplazamiento, infección, abscesos, fistulas, dolor, fiebre, decaimiento, dolores articulares.


También somnolencia, malestar general, trombos y embolias, trastornos Inmunológicos y Colagenosis con la consecuencia de problemas en la cicatrización de heridas en cualquier parte del cuerpo (aun sean distantes al lugar de la inyección) entre otras.


‘’Quienes se dedican a la inyección de dichas sustancias, las cuales no están aprobadas, para ser utilizadas de relleno en el cuerpo humano, en ocasiones no son médicos y solo reciben entrenamiento de días o semanas para tales fines, y estos procedimientos muchas veces son realizados en lugares no aptos para el ejercicio médico’’, manifestó Rodríguez.


Explicó que entre las regiones del cuerpo que con más frecuencia son inyectadas y afectadas con estas sustancias están la cara, glúteos, mamas, genitales externos y piernas.