La información, extraoficial, es publicada por Wall Street Journal en su edición del martes, citando las primeras pericias de la Caja Negra que fue recuperada recientemente del mar.


El accidente costó la vida de 228 personas y, según la versión del diario de Nueva York, “los pilotos estaban aparentemente distraídos” y no se percataron “del mal funcionamiento de algunos indicadores de velocidad y no reaccionaron correctamente para hacer frente a otros elementos cruciales, como el ajuste del sensor que mide la velocidad” .


Durante los últimos momentos a bordo de la cabina, los pilotos del Airbus 330 indicaron que estaban “preocupados” por las alarmas recibidas de varios sistemas automáticos de control, que comienzan a sonar simultáneamente cuando el avión ingresa en una zona de turbulencias.


El seminario alemán Der Spiegel publicó el fin de semana que el comandante del avión no se encontraba en la cabina cuando los primeros sistemas de alarma comenzaron a funcionar.


Ese dato surge de la “caja negra” , según el semanario, pues se escuchan sus gritos dando instrucciones a los dos copilotos que estaban a cargo de los comandos.